Ver Post

Nadar o la ligereza en medio del caos

Como en el sexo, nadar es agotador. Te sumerge en una ligereza como pocas pero, al mismo tiempo, cada movimiento implica la toma de conciencia de una parte funcional de tu sistema. Nadar es como abrazar la ligereza en medio del caos. Tus rarezas fluyen acompañadas de las de la otra persona y ese es un proceso simple y leve. Así, el comienzo del amor podría parecerse a la lucha por respirar entre brazada y brazada.
Ver Post

Los amantes pasajeros

En Tinder casualmente, puedes hacer amigos, fungir de guía turística impaga de extranjeros, conocer a una o varias parejas o simplemente disfrutar el morbo de saber cuántas personas harían ‘match’ contigo y guardar la cifra en algún rincón de tu autoestima. Pero, principalmente, es una aplicación para tener sexo exprés.
Ver Post